Paseo con Bambú

¿Cómo surgió la idea de salir a pasear?

Me encanta viajar y siempre estoy estoy en constante movimiento. El tener un gato de la manera convencional (encerrado en casa) me causaba cierta dificultad con mi estilo de vida. Hoy en día sacar a pasear a tu gato aún es una novedad para la mayoría de la gente. Prueba de ello es que desde hace 2 años, Bambú y yo salimos a dar paseos por las calles y la gente frecuentemente se sorprende.

Cuando recién adopté a Bambú, el corría desesperado por nuestro departamento. Siempre intentaba salir y constantemente me atacaba.

Algún día pensé en dejarlo salir y esperar a que regresara por su cuenta. Creía que le gustaría algo de libertad para explorar, tranquilizarse y venir de vuelta más tarde. Esta idea no duró mucho en mi cabeza pues no podía aceptar el hecho de que el mundo exterior esta lleno de peligros y que él solo por su cuenta podría terminar herido por pelear con otros gatos, infectado de alguna enfermedad horrible o en el peor de los casos, nunca más regresar.

Paseo por el bosque

La mejor opción era salir con Bambú pero siempre tenerlo bajo mi supervisión y cuidado. Pregunté a amigos y conocidos sobre tips y consejos para lograrlo pero solo encontré respuestas que me indicaban que yo era la única loca que quería pasear a su gato. No les hice caso, seguí investigando y poco después encontré una página increíble llamada Adventure Cats.

Este sitio fue súper inspirador pues publican historias de gente que viaja con sus gatos todo el tiempo. Los llevan a parques, montañas, lagos e incluso a road trips y viajes en barco.Por fin supe que salir con Bambú era posible y además podía ser una experiencia placentera para ambos. No les voy a mentir, nuestra primera aventura fue muy desastrosa al grado que terminé llena de rasguños y sangre por toda mi linda cara. Esta historia es tema de otro post pero les dejo el enlace para que lo chequen y aprendan bajo mi experiencia qué hacer y qué no hacer al salir con su gato.
Finalizando nuestro recorrido

El secreto creo yo es entrenarlo poco a poco y tener mucha paciencia. Al día de hoy Bambú y yo hemos hecho ya varios viajes y pretendemos seguir así por muchos años más.

Debo también decir que aunque todos los gatos son curiosos, no todos pueden adaptarse fácilmente a cambios frecuentes de lugar y espacios. Es cierto que hay especies que se adaptan más fácil ó difícil a salir, pero también importa mucho la personalidad y experiencias del felino. Algunos más tímidos prefieren la comodidad y seguridad de su hogar mientras que otros disfrutaran muchísimo de la aventura.

Aún así, creo que tanto los dueños como los mininos merecen la oportunidad de intentar salir y fortalecer su relación. Obviamente siempre con todas las precauciones necesarias y al tanto de ellos para que no se estresen y tengan ambos una buena experiencia.

 ¿Qué opinan? ¿Ustedes han intentado salir con su gato? Si es así, comparte tu historia con nosotros en los comentarios. ¡Nos encantaría leerla!